19.9.16

NUEVO ENCUENTRO TIPO III


EN LA PAMPA
NUEVO ENCUENTRO TIPO III

Dos episodios  de “luces” extrañas se registraron en la tarde-noche del domingo 18 de septiembre, mientras que seagurdan resultados de la investigación de un nuevo Encuentro Cercano Tipo III registrado hace pocos días en la ruta Nacional 35, entre la localidad de Winifreda y Santa Rosa, capital de la provincia de La Pampa.
El primero de los hechos tuvo como protagonistas a los ocunates de un vehículo que se desplazaba desde General Pico a Santa Rosa, que observaron una potente luz de color blanco. Eran aproximadamente las 20,15 horas y los protagonistas circulaban por la ruta entre General Pico y Monte Nievas. Las primeras especulaciones los llevaron a suponer que se trataba “de una estrella” a la que al cabo de algunos minutos dejaron de prestar atención. Pocos minutos después, al girar hacia el sur por la ruta provincial 7, advierten que ”la estrella” de color blanca, estaba frente a ellos susendida en el espacio y les llamó especialmente la atención su tamaño comparado con una estrella normal. La observación duró varios minutos y cuando la instrnquilidad ganaba a los testigos, “la estrella” dio un salto hacia el espacio y desapareció de su visión.
Una hora más tarde, el encargado de un campo ubicado en la zona de El Durazno, avisó al propietario del establecimiento sobre la extraña presencia de “una luz roja” que permanecía suspendida entre los caldenes a muy baja altura, a tal punto que el testigo consideró que estaba “estacionada” en el terreno. Por sugerencia del propietario, el empleado dej{o las luces encendidas de la vivienda y se ubicó en un sector con poca iluminación para observar el comportamiento de “la luz”:
20 minutos más tarde y con seria preocupación volvió a avisar al propietario del campo que “la luz” se desplzaba lentamente entre los caldenes, siempre a baja altura por lo que decidieron dar aviso a la policía. Poco después llegó a la zona una patrulla policial pero “la luz” ya no estaba en el lugar.

ENCUENTRO DEL TIPO III
Este tipo de episodios se repiten en la regi{on con inusitada frecuencia y no se denuncian, ya que no hay consecuencias ara los testigos y quedan como relatos, pero teniendo en cuenta los episodios registrados en los últimos tiempos y hacen referencia a encuentros del Tipo II, más uno que está en estudio y que hace poco menos de un mes, tuvo como protagonista a un camionero del sur del país, sobre la ruta Nacional 35 entre Winifreda y Santa Rosa.

En este caso, habría una interesante filmación que se halla en estudio y han tomado intervención especialistas y cuerpo médico que habría comprobado que el camionero, vivió una experiencia muy extraña. Sin dudas la región es el centro de estudio de los especialistas que han dispuesto un sistema de notificaciones rápidas mediante teléfonos, email y la activa participación de fuerzas policiales.

27.8.16

¿UN OVNI SOBRE SANTA ROSA?

¿UN OVNI SOBRE SANTA ROSA?



Una extraña luz se observó sobre la ciudad de Santa Rosa, La Pampa, hoy sábado al atardecer, alrededor de las 19,30 horas. Vecinos de la zona sureste comenzaron a observar extrañados la presencia de una luz de dimensiones no convencionales que permanecía suspendida sobre la ciudad.
Alguien alcanzó prismáticos y se pudo apreciar que se trataba de un objeto de gran tamaño compuesto por dos luces, que daban la sensación de tener la intensidad de un automóvil suspendido en el espacio. En el barrio Río Atuel, varios vecinos compartían los prismáticos obsernavo la luz que lentamente comenzó a descender luego de 40 minutos.

Las imágenes fueron tomadas desde el barrio Río Atuel y desde barrio Aeropuerto. Dos puntos muy distantes desde los que se veía el extraño objeto, lo que de alguna manera permite suponer que se hallaba a distancia y altura considerables, lo que también habla de sus posibles dimensiones.

ENCUENTRO DEL II TIPO


Dos policías vivieron una experiencia alucinante cuando circulaban por la ruta nacional 35, entre la localidad de Winifreda y la ciudad de Santa Rosa, capital de la provincia de la Pampa. Viajaban en un vehículo policial, una camioneta de la institución alrededor de las 3 de la madrugada con dirección norte sur, cuando advirtieron el desplazamiento de “una luz” a baja altura, que en principio pensaron era un helicóptero.
Su sorpresa fue mayúscula cuando el objeto a gran velocidad se puso a la par del vehículo policial que comenó a perder potencia y su motor tendía a detenerse. El conductor impidió que la marcha se detuviera rebajando los cambios y acelerando, no obstante la marcha se torno más lenta. Con asombro observaron que el vehiculo se desplazaba en forma paralela y emitía potentes luces.
La experiencia duró casi 15 minutos, lo que dio tiempo a filmar con un teléfono, aunque uno de los efectivos sufrió una aguda crisis nerviosa. Todo era confusión y en esas circunstancias, un camión de gran porte que se desplazaba en dirección contraria, sin dudas también resultó testigo de la observación porque advirtieron que realizó una maniobra peligrosa, tal vez a consecuencia de la observación.
Tal como apareció, “la luz” realizó un salto al espacio y desapareció en cuestión de segundos y todo volvió a la normalidad. El hecho ocurrió a principios del mes de agosto y no fue divulgado para evitar el acoso de medios sensacionalistas, mientras que el video se encuentra en estudio, aunque las imágenes más claras aparecen en muy pocos cuadros, donde se puede apreciar una gran cantidad de luces como componente de ese extraño objeto. 

12.7.16

HECTOR BOETTO, SE NOS FUE UN GRANDE...

La distancia nos jugó una mala pasada... el tiempo... la falta de respuestas... el silencio... y hoy, la terrible noticia, la menos querida, la menos esperada... ya no está entre nosotros un fantástico colaborador: HECTOR BOETTO, vale así, escrito con mayúscula fija, como homenaje a la memoria de un tipo bárbaro, simple, directo, que vivió la vida de manera intensa, jugado por sus ideales... el no fue un teórico. Vivió durante décadas en el exilio y como él mismo contó, a fuerza de esfuerzo, aprendió y generó otra vida allá, en Bélgica.
Que lástima hermano no te pude dar un último abrazo, después de tantos kilómetros recorridos. Siempre tuviste las raíces en tu patria, en tu Buenos Aires amado, en tu Latinoamérica y después, me acompañaste a recorrer el sur y tantos recónditos lugares de la cordillera, esa que te sorprendía y a las que tantas fotos sacaste.
Vamos a extrañar tus definiciones. porque para analizar una foto, minuciosamente y sin improvisaciones ni dos filtritos improvisados, vos, tenías la tecnología y, el ojo clínico. Cómo se te extraña hermano. Pero me alegra pensarte volando sin pasaje ni pasaporte... porque lo disfrutarás.
Abrazo querido amigo y consuelo para tu familia, en especial tu hijo Amílcar, con el que tantos kilómetros transitamos tantas veces...
Hasta el reencuentro hermano.

25.3.16

INFORME ESPECIAL / CASO LUAN TORO (PARTE II)



Archivos София©®
Gestión Especial de Análisis 2.015/AR/107_LP
C.N. Olivera y M.I Opacek

Excesos e Inacciones en Luan Toro – Ruta RP10
Testigo N/A - Regulación de Confidencialidad E.G.Æ. ©®
Hechos Ocurridos en Fechas Progresivas – La Pampa – AR.
Parte 2º - Segunda Sección


Reiteraciones

Se reiteran para toda esta 2º Parte, en todas sus Secciones, las Advertencias, Notas Previas y Notas Finales detalladas en el contenido de la 1º Parte; en lo general y en lo particular; recomendamos al lector, previo acceso de este reporte, releer las mismas.

La Formalización Documental y el Marco Legal

En nuestra anterior Sección introdujimos al lector en la interpretación de estos asuntos respecto de los sucesos relatados por el Testigo y de una posición tentativa desde la óptica del Propietario donde los mismos acontecieron.

Abordaremos ahora distintos aspectos referidos al carácter del Registro Público de tales sucesos y de cómo se enmarcarían en el estatus administrativo después de realizada la Exposición Policial por parte del Testigo.

En Argentina (como en la inmensa mayoría de los países del mundo) el asesinato de un extraterrestre está a la misma altura que el asesinato de una mosca (lo cual es muy triste desde todo punto de vista), pero sí existe el concepto de presunción (entre otros que podrían ser considerados) pero el mismo debe ser rescatado en un proceso que en este caso debió haber seguido a la Exposición Policial a través de pericias, indagaciones, recolección de pruebas, etcétera, y en apariencia el mismo nunca fue iniciado.

Dentro de la presunción una de las preguntas que habría cabido para involucrarse en este caso habría sido habida cuenta del relato del Testigo (figura antropomorfa, contextura pequeña) ¿pudo haberse tratado de un niño a lo que el Testigo le disparó?.

Es que Argentina no posee, convalidadas y ordenadas, Normas Positivas que involucren a “extraterrestres” y que sobre ellas pueda ejercer autoridad cualquier dependencia funcional del Estado. Aún así existen algunos medios legales con los que el Estado podría involucrarse en un asunto por el estilo, pero su manejo concierne a un acabado conocimiento jurídico que no está al alcance de todos.

Otros países sí disponen de estas Normas Positivas, tanto explícitas como implícitas dentro de la redacción de los contenidos jurídicos y jurisprudenciales (ver por ejemplo el fallo de la Corte Europea de Derechos Humanos 16354/06, 2012, Julio 13)

Otro tema de atención particular tiene que ver con la propia participación de la Policía de la provincia de La Pampa en relación a la habilitación del proceso de registro formal de los sucesos en la propiedad del Propietario en su ausencia y sin su participación efectiva, e incluso el modo en el que se incluyeron a terceros dentro de la Exposición.

El Registro Público, la Exposición (o Acta) Policial en este caso, debería tener una motivación suficientemente válida que implique la demanda de la intervención de la autoridad, un Acto Público como este no debe usarse como una “libreta de notas” de cualquier ciudadano que elija este medio para sentar por escrito (promocionar en el peor de los casos) sus actividades al respecto de cualquier Anomalía y Evento (o al respecto de sus conflictos con terceros).

Efectivamente la exposición como Registro Público por parte del Testigo fue extemporánea, nos hemos preguntado sobre el porqué no fue realizada inmediatamente después del hecho principal (hubo aparentemente una infinitud de ellos que van surgiendo a la luz a medida que pasa el tiempo).

Si bien las distintas facetas de relevancia que fueron visibilizándose en el último semestre orientan a mostrar una razón egoísta e individualista del porqué el Testigo realizó la Exposición Policial, pequeños detalles en la misma como en diferentes declaraciones nos guían a pensar hacia una elección revanchista hacia terceros; la verdad es que es probable que nunca lo sepamos con total certeza porque de un caso progresivo e interesante para abordar (todavía se está a tiempo) este se convirtió (¿intencionalmente?) en un pasmoso berenjenal.

Lo cierto es que la Exposición Policial solo le movió el cabello a los siempre mismos interesados por las Anomalías y Eventos, mientras que la gravedad (por varias razones) de que alguien “abatió” (mató, asesinó) a un pequeño ser antropomorfo apenas si pasó por los fueros internos de cualquiera (y de todos) los funcionarios de los tres Poderes que con ese documento pudieron haber trazado algún rumbo de acción en cualquiera de los estamentos de las administraciones del Estado.

Pero vayamos más atrás en la situación, hasta la Exposición Policial misma. Esta clase de documentos públicos está regulada en la mayoría de los casos por una Legislación Federal y/o por una Legislación Provincial, no entraremos en detalles y dejamos este particular para la observación del lector.

Hemos accedido a la voluminosa base de datos de los Archivos София©® y a sus contenidos referidos a esta clase de documentos que nos ha dado el ejemplo perfecto para presentar al lector de este reporte.

Hace algunos años el titular de los Archivos fungiendo en una de sus vocaciones, la de periodista, publicó en un matutino de la ciudad de Río Gallegos (provincia de Santa Cruz) una serie de artículos referidos a la matanza ritual de perros domésticos por ahorcamiento en las entonces instalaciones ferroviarias de Y.C.R.T. a orillas de la ría de la ciudad; parecería un tema menor pero no solo la Policía de Santa Cruz, sino además el Juzgado asignado actuaron de oficio y emprendieron una tarea de investigación seria que incluyó la autopsia forense de los animales y además realizaron la toma de declaración con el objetivo de conocer a fondo la situación y de dar con una pandilla denominada “Los mataperros”.

A pesar del esfuerzo realizado hechos similares ocurrieron años después en inmediaciones del área denominada Laguna Ortiz, creyéndose que en tal ocasión se trató de imitadores de aquellos primeros casos.

El tema es: ¿si una suma de Autoridades de una provincia pueden tomar estas iniciativas al respecto de mascotas domésticas, que impide a las Autoridades de otra provincia tomar similares acciones en una situación que, por añadidura, involucra la denuncia de muerte intencional planificada a través de un Instrumento Público de un ser vivo con aspecto antropomorfo?.

Que quede muy en claro que estamos convencidos que la decisión de tomarle la Exposición Policial al Testigo en La Pampa fue una decisión acertada, pero creemos que la misma debió seguir necesariamente un camino de indagaciones posteriores en manos Policiales y/o Judiciales.

Es que como todo Acto Humano una Exposición Policial depende de la experticia y la pericia de quien la ordena y de quien la ejecuta, hay sobrados casos públicos y privados en la provincia de La Pampa para saber que su Policía atiende el proceso con el mayor de los esmeros y profesionalismo por lo que no tiene sentido analizar tales dependencias.

Pero sí nos gustaría dedicar algunos párrafos a la faz humana de lo que a la Exposición Policial refiere. Como en todo intercambio entre personas es determinante para pasar al papel las ideas la forma en que una se expresa, como así el grado de preparación de la otra que escribe.

Sin duda el Testigo tenía mucho para decir y es totalmente imposible que el Oficial a cargo de la toma de declaración estuviera preparado para interpretar y plasmar por escrito este tema “extraterrestre”, de hecho en las Escuelas de Policía en el mundo (salvo en dos que no pertenecen al ámbito latinoamericano) no enseñan asunto alguno relativo a lo “extraterrestre”, y para nada basta frente a un tema como este la preparación o cantidad de horas que pueda tener el Oficial tomando declaraciones.

En lo habitual las Exposiciones Policiales en el modo interrogar, escuchar y escribir los dichos del ciudadano expositor han empezado a ser desde hace algunos años seriamente cuestionadas en Argentina y en muchos países que aún las conservan como método de registro.

Esto es porque las ideas, como el lenguaje humano, como el estado emocional, como el estado de salud, y otros tantos factores no son jamás perfectos y difícilmente podamos esperar una sincronía absoluta entre entrevistado y entrevistador; las personas y sus diferencias hacen sin duda alguna a la imperfección de sus actos y en estos contextos tan complejos no somos ni pulcros actores de cine ni robots.

En muchos lugares las Exposiciones Policiales tradicionales se han complementado (en algunos con alta tecnología ya no existe la impresión papel) con medios de grabación de audio, video, fotografía e incluso sistemas que interpretan el lenguaje gestual del entrevistado.

En la gran mayoría de las dependencias en Argentina los dichos que los ciudadanos registran en las Exposiciones Policiales, en su estructura como van siendo duchos verbalmente  por los mismos van siendo reorganizados mentalmente por los Oficiales intervinientes antes de ser escritos y pasados a papel.

Así estos Oficiales se encuentran en una posición comprometida de inferioridad frente al ciudadano expositor pues no es lo mismo escribir las propias ideas que interpretar y escribir las ideas de otro, para al caso justamente porque tales ideas son la expresión de sentimientos y situaciones que la gran mayoría de las veces exceden la habitualidad de la vida diaria, y como tales proceden de un estado de conciencia alterada e incluso de intencionalidades que resulta imposible interpretar en el momento y que en muchos casos se conocen tiempo después.

Existen casos en los cuales por lo especial de la situación las Exposiciones Policiales se acompañan de asistencia legal, médica, psicológica e incluso religiosa (casos de minoridad, drogas, daños al embarazo, abusos, creencias ortodoxas, etcétera) que dan la asistencia profesional y las pautas críticas a tener en cuenta para que el asunto quede registrado debidamente.

El caso que nos ocupa no solo involucra el carácter “extraterrestre” como fundamento secundario, su fundamento primario es el uso de armas de fuego y solidario a éste es la ubicación en una propiedad ajena al Testigo que expone su relato; de hecho la sola mención del “abatimiento” (muerte, asesinato) de un ser viviente antropomorfo (humanoide) viene a ser por sí mismo un elemento extremadamente conflictivo para el Oficial encargado de tomar la Exposición.

El propio hecho de existir un “abatimiento” (muerte, asesinato) pudo haber transferido el carácter de la Exposición Policial al de Denuncia Policial, esta última de gestión judicial posterior a cargo de un Magistrado, pero ¿cómo cursar lo mismo si el asunto no está legislado, ni normado siquiera?.

Para los Oficiales entrevistadores ya es difícil de por sí llevar adelante una Exposición Policial sobre temas habituales, tanto por el compromiso policial diario del cumplimiento de su labor, como por la necesidad de evitar desenlaces inesperados futuros al respecto de los contenidos resultantes de tal Exposición. Es que la atribución policial en una Exposición trae también aparejada una responsabilidad de la Fuerza frente a la comunidad.

Lo bueno al respecto de la Exposición Policial es que de oficio a través de la delegación judicial incluso hoy puede complementarse la Exposición Policial realizada al Testigo, con solicitudes de declaración del resto de las partes interesadas mencionadas en la ella; de la misma forma que tales personas e instituciones mencionadas por el Testigo pueden presentarse libremente para dar su versión al respecto del caso, tanto en una Exposición Policial como frente a un Magistrado.

Es que de esto se trata justamente la Exposición Policial como Registro Público, de dejar asentadas formalmente las perspectivas individuales relativas a los ´Derechos y Obligaciones que a todos nos brinda e impone la Constitución y las Leyes, es por defecto un ejercicio totalmente válido de un Estado de Derecho, de una Democracia.

Este particular de los Registros Públicos de las Anomalías y Eventos viene siendo estudiado desde hace muchos años por los Archivos София©®, de tal manera que ya existen formalmente presentados proyectos de regulaciones y normas ante autoridades de diversos países e incluso de organizaciones supranacionales.

Además se han llevado adelante iniciativas de presentación de proyectos tendientes a la toma metódica de datos por región con el objetivo de evaluación, previsibilidad de acción y prevención de fraudes, entre otras cosas, al respecto de las Anomalías y Eventos.

Consideramos que lejos de convertirse en un estigma, la toma de esta Exposición Policial por parte de la Policía de La Pampa fue un verdadero acierto que abre las puertas a tomar la experiencia y convertirla en hechos positivos para la Fuerza.

Sería un gran paso que de este proceso formal pueda surgir un Protocolo de Procedimiento en el ámbito policial para cuando se presenten casos como el que expuso el Testigo u otros casos de extrañeza que no puedan ser explicados de primera mano pero que denoten la necesidad de involucrar la asistencia legal, social y psicológica en el proceso.

De hecho, el Estado Nacional posee una Oficina dedicada al estudio de las Anomalías y Eventos (la Comisión de Estudio de Fenómenos Aeroespaciales (C.E.F.Ae.) de la Fuerza Aérea Argentina dependiente del Ministerio de Defensa) por lo cual el tabú gubernamental en esta clase de investigaciones no existe.

Creemos además que los Oficiales que dispusieron la toma de la Exposición Policial asumieron la elección más acertada, por varias razones, pero principalmente porque es justamente la provincia de La Pampa uno de los territorios geográficos donde las Anomalías y Eventos se manifiestan con una inusitada intensidad.

También es una zona donde la cantidad y calidad de los Testigos de Anomalías y Eventos establece estándares de demanda únicos por sus características a los tres Poderes del Estado en sus distintas dependencias.

Decimos esto pues con las distancias que a cada uno separan, es bueno recordar algunos de los casos de entre una gran densidad de los mismos, algunos conocidos y notorios, otros desconocidos y ni siquiera divulgados.

Caso Platner: En el año 1.983, Agosto 9, el productor local Julio Platner vivió un hecho extraordinario en cercanías de la localidad de Winifreda.

Caso Telen: En el año 1.997, Junio 15, el Subcomisario David Gallego, el Oficial José Cerna y la Sargento Pilar Badal de la Comisaría de la localidad de Telen observaron y recibieron testimonios de pobladores del lugar de un evento desconocido.

Caso Ferreyra: En el año 1.997, Junio 19, el vecino de la localidad de Santa Isabel, Jorge Raúl Ferreyra, encontrándose en proximidades de la localidad de Winifreda, observó un objeto desconocido.

Caso Pucheta: En el año 2.006, Marzo 02, el Agente Sergio Pucheta, miembro de la Sección Abigeato de la Unidad Regional II de la Policía de La Pampa, protagonizo un extraño episodio en la zona rural de la localidad de Dorila.

Entre otros que son conocidos en la provincia de La Pampa podemos mencionar: el Caso Sayago (Fermín Sayago) y el Caso Monte Pardo (Pedro S.), entre otros tantos que abunda mencionar en este reporte.

Uno de los detalles más notables de las obligaciones que a cada uno de nosotros competen en el transcurso de nuestros días en relación a la ocurrencia de las Anomalías y Eventos, es la incertidumbre de poder vernos al frente de algunas de las etapas que a ellas involucran; desde la vivencia misma hasta el cumplimiento de las formalidades públicas tales no diferencian profesiones ni personalidades y de hecho la experiencia nos nivela en el desafío de encontrar la mejor y más adecuada forma de enfrentar la situación.

Sin duda alguna en la provincia de La Pampa seguirán ocurriendo esto hechos.

Gracias por leer.

C.N. Olivera y M.I. Opacek


19.1.16

HASTA SIEMPRE MARTA...

EL ADIÓS A MARTA NUÑEZ

Conocí  personalmente a Marta Núñez cuando llegó en el año 2001 a un congreso que organizamos en la ciudad de Santa Rosa, provincia de La Pampa. Su personalidad, su sonrisa permanente, pero sobre todo su humildad, sirvió para que al poco rato, departiera con todos. Conocidos y desconocidos.
 Así era ella, con la capacidad tremenda de relacionarse desde la humildad del tremendo conocimiento que afloraba a la hora de empezar a hablar. A pesar de no vernos, cada tanto intercambiábamos mensajes y tuve la tremenda satisfacción de recibir su reconocimiento, cuando se mostró complacida por un artículo de mi autoría que titulé “La verdad no es de nadie”. A ella le gustó y además se identificó y eso, no es poca cosa para alguien que silenciosamente trabaja y escribe, con la idea que en algún momento, sirvieran para algo esos conceptos.
Gracias por lo que nos dejaste… seguro estarás bien donde te encuentres. El recuerdo de tu sonrisa seguirá con nosotros.


Quique Mario

9.1.16

INFORME ESPECIAL / CASO ZONA RURAL LUAN TORO

Archivos София©®
Gestión Especial de Análisis 2.015/AR/107_LP
C.N. Olivera y M.I Opacek

Excesos e Inacciones en Luan Toro – Ruta RP10
Testigo N/A - Regulación de Confidencialidad E.G.Æ. ©®
Hechos Ocurridos en Fechas Progresivas – La Pampa – AR.
Parte 1º


Advertencias

Primero: Lectura no recomendada para menores de 16 años sin supervisión de un adulto responsable.

Segundo: consideramos que los aspectos involucrados, muchos de los cuales se mencionan abiertamente en este documento, referidos a lo ocurrido en Luan Toro y luego reflejados en infinidad de medios (con insistencia y subjetividad) son peligrosos precursores de violencia que deberían ser abordados con urgencia por las autoridades respectivas.

Tercero: no pretendemos “enjuiciar” ni a los intervinientes ni a las autoridades, pero sí queremos alertar sobre el paralelismo que este asunto tiene con otros ocurridos en el nuestro y en otros países, que con el tiempo han tenido desenlaces tan inesperados como desafortunados.


Notas Previas

El presente trabajo ha sido autorizado para su publicación -sin fiscalización previa- por el titular de los Archivos София©®, J.W. Sofía.

El marco de trabajo de este escrito está definido por las Reglas de Redacción, Intercambio y Divulgación del Programa Estadístico Global sobre Anomalías y Eventos (E.G.Æ. ©®).

Excepcionalmente se aplican para este escrito algunas limitaciones previstas en tales regulaciones habida cuenta de su carácter temático y contenido vinculante; por tal motivo todo contacto deberá ser destinado a jwsofia@yahoo.com.

La mención del Testigo involucrado es condicionante, tanto por ser de carácter No Autorizada (N/A) por el mismo, como por encuadrarse en el articulado de Resguardo de Identidad antes mencionadas debido a la fragilidad de las pruebas testimoniales y físicas aportadas y a la inferencia propia de la condición del mismo, expuesta en el ciclo de sus declaraciones públicas.


Juridicidad

Por la razón mencionada más arriba también se omiten todos los datos e información privada de que se dispone, limitando este escrito a los datos e información hechos públicos por los actores individuales y grupales que han tomado parte en este caso, algunos de los cuales consideramos que sobrepasan los Principios Éticos del Periodismo (Verdad y Precisión, Equidad e Imparcialidad, Independencia, Responsabilidad y Humanidad) así como algunas de las regulaciones dispuestas en el Código Deontológico Periodístico, el Código Civil, el Código Penal, algunas Previsiones Constitucionales e incluso las regulaciones de fiscalización y ejecutivas de las Leyes Nacionales de Armas y Explosivos, entre otras Normas Positivas existentes en Argentina como Estado Federal y en La Pampa como Estado Provincial.

Aún así no se pretende convertir este escrito en un debate jurídico y jurisprudencial, lo que competerá de seguro a las autoridades respectivas si estás se interesaran en el asunto.

No olvidemos que basta un solo hecho (como el que se trata en este escrito) para generar situaciones no deseadas en los campos de La Pampa (o de cualquier otro lugar de Argentina) habida cuenta de los antecedentes existentes de la reacción social frente a hechos inexplicables, confusiones y hasta montajes escenográficos para divertimiento.

¿Cómo habrían de actuar propietarios rurales o cazadores al sentirse amenazados por sucesos que no comprenden?, ¿y si del otro lado hubiera también personas?. La realidad es que en el medio rural (y urbano) la gente esta armada en un orden alarmante, y también es alarmante la falta del nivel de preparación y responsabilidad de muchos de los poseedores de tales armas, sin contar claro está del permanente estado de vigilia ante el incremento incesante de delitos de toda índole.

Recuerde el lector, si el día de mañana de noche un niño mal iluminado por la Luna caminando entre arbustos cae motivo del disparo de algún cazador en La Pampa (o cualquier otro lugar de Argentina), no bastara la explicación “pensé que era un extraterrestre”; y las responsabilidades se repartirán por igual entre el cazador (por acción de hacer) y los estamento gubernamentales (por omitir hacer oportunamente pudiendo hacerlo para la prevención teniendo el caso que en este documento se trata como un antecedente formalizado ante la autoridad policial).


Introducción

Existen temas en particular que, con el tiempo y el desmanejo reiterativo, pueden llegar a convertirse en caóticos puntos de inflexión en las conductas comunitarias.

Uno de ellos tiene que ver con la amenaza o la terminación de la Vida en situaciones donde la diferenciación de sujetos (víctimas) y entornos carece de importancia pues la transcendencia del hecho mismo corrompe la suma de valores e ideales de la mayoría de los miembros del conjunto social.

Este que aquí abordamos es tal vez uno de los más importantes dentro de los involucrados en las Anomalías y Eventos y en cómo van evolucionando nuestras percepciones integrales a medida que intentamos avanzar en el entendimiento de aquellos misterios que nos rodean.


Nuestro Modelo Social

Cada sociedad ha creado su propio modelo, el mismo se autocorrige constantemente pero en la generalidad conserva un perfil central sobre el que van desarrollándose sus características.

El deseo subjetivo de toda buena persona es que ese modelo vaya progresando en el tiempo, es decir: evolucionando, lo que es un sinónimo de creación de un modelo positivo; lamentablemente esta no es la regla en nuestros tiempos.

Argentina en las últimas décadas ha sufrido involuciones en ámbitos sociales que afectan directamente la convivencia, asuntos tales como la delincuencia cada vez más feroz, la corrupción administrativa, el avance del tráfico de drogas y los constantes descensos de la ética y moral en el comportamiento de los funcionarios públicos han convertido a nuestro país en un campo de batalla en todo orden.

Bastan algunos ejemplos, la violencia de los niños en las escuelas, las agresiones entre los conductores en las calles, la impotencia generalizada frente al cohecho con fondos públicos y muchos otros no son “patrimonio” exclusivo de las grandes ciudades; en provincias como La Pampa por ejemplo se producen hechos como el vandalismo a los silos manga de granos y pasturas, algo recurrente de no tan larga data.

Así el modelo social se va asentando conforme lo hacen nuestros logros en un extremo y nuestras frustraciones en el otro, esto es individual (la elección de hacer o no hacer, de actuar bien o actuar mal) y la suma de las individualidades refleja el universo comunitario.


Un País Extenso

Uno de los factores clave en el “cómo” (en qué oportunidad) nos desenvolvemos frente al otro tiene que ver con las concentraciones poblacionales; si bien en las grandes urbes es alta la concentración de hechos negativos, en las áreas de baja densidad prima la impunidad de los mismos.

Argentina, vista como un tablero de ajedrez distribuye su población solo en una línea de posiciones de tablero con grandes, medianas y pequeñas ciudades, mientras que el resto de las otras siete líneas de ese imaginario tablero comprenden los espacios abiertos, campos, caseríos, desiertos y lagos de nuestra extensa geografía.

Es tal vez, justamente por esta distribución poblacional que en Argentina existe un enorme número de avistamientos y registros de Anomalías y Eventos auténticos, y en la misma línea un enorme número expresiones fantasiosas a ese respecto.

Recordemos que La Pampa, aún siendo una provincia mediterránea está más cerca de la densidad poblacional de la región Patagónica, la cual en 2.010 era de entre 0,0 y 4,0 habitantes por kilómetro cuadrado.

En la provincia de La Pampa colisionan estas dos posiciones respecto de las Anomalías y Eventos, y al igual que en el resto de la Argentina como del mundo cada caso es observado en detalle por otros que pueden intentar discernir con alguna objetividad la calidad del suceso, pues a pesar de la soledad en la que ocurren los hechos en el proceso de hacer públicos los datos del mismo igualmente se hacen públicos (por añadidura) las certezas y ficciones que les son propias.

De hecho las coordenadas geográficas interoceánicas en las cuales se encuentra la provincia de La Pampa concentran un 9,7% de los avistamientos y registros de Sudamérica (fuente: base de datos propias), se trata de miles de casos de los cuales un 13% se han constatado como no reales (paysages, embustes y confusiones varias).

Así la relación entre regiones desoladas y la impunidad de las acciones humanas tiene un larguísimo historial, con tres denominadores que les son comunes al tema referido en este reporte: 1) la atemporalidad de la denuncia de los hechos, 2) el uso de armas de fuego, y 3) la imposibilidad de contrastar y validar los hechos dentro de los parámetros forenses adecuados.


Con el Dedo en el Gatillo

Quitar la vida se ha convertido, aún en este siglo XXI en el cual algunos soñadores suponían hubiéramos estado en armonía con todos los seres vivos y el cosmos (a no perder las esperanzas), en un acto mínimamente supervivencial y mayoritariamente concensual por acción u omisión.

En regiones aisladas muchas etnias originarias, como los Inuit en el Círculo Ártico, los diferentes pueblos Bosquimanos en África y los numerosos pueblos Aborígenes de Australia, aún conservan la tradición de la caza para supervivencia bajo costumbres estrictas devenidas de miles de años entre las cuales se incluyen el uso racional del recurso solo remitido a la necesidad y la conservación del trasfondo cultural y religioso, que en el proceso incluye rezos hacia las presas y divinidades.

En Argentina en particular las diferentes etnias conservan sus tradiciones ancestrales que incluyen estos aspectos de forma explícita, aunque lamentablemente nunca se ha concretado la resolución del Derecho a la Tierra para éstas, por lo cual tales tradiciones están degradadas al consumo de productos comerciales mayoritariamente y a una explotación paupérrima de sus lotes.

A más de la caza comercial de especies superiores como las ballenas en una engañosa justificación de investigación, o la eliminación de otras para liberar tierras de cultivo y por simple efecto devastador de la deforestación, entre otras causas; los procesos comerciales han ido con el tiempo especializándose en la terminación de especies salvajes y de crianza, concluyendo con su vida de formas tan brutales como las de aquellas que aún hoy son usadas en las peleterías.

Pero como decíamos, cada sociedad construye su modelo y es improbable pensar en el acuerdo del resto de las sociedades del planeta. Mientras unas consumen mascotas domésticas y otras demandan de miles de toneladas de carnes rurales saturadas de químicos aplicados para un crecimiento acelerado de, por ejemplo, los vacunos; al otro lado del mundo las mismas especies son sagradas.

El tema es cuando esta matanza, solapada por la ignorancia de los miembros de las comunidades que no saben (y en la mayoría de los casos no quieren saber) de "dónde" viene lo que llevan a su plato, pasa a involucrar a la propia especie humana.

En los Estados Unidos las previsiones constituciones, la industria de armas y la devoción de los medios de comunicación, empresas varias y la industria cinematográfica con la violencia, han creado una estructura donde cualquiera puede acceder al armamento más variado; por supuesto cada tanto escuchamos los llantos reiterados casi por reloj de los asesinatos masivos en escuelas por ejemplo; urbes grandes y pequeñas por igual son víctima de este consenso social que justifica la compra y tenencia de armas en el fundamento de la autodefensa.

Pero no nos horroricemos demasiado de lo ajeno, Argentina en un tiempo fue igual, después vinieron las dictaduras y luego las dudosas democracias que seleccionaban a dedo y cohecho de por medio a quien autorizar la compra y tenencia de un arma; lo que muchos no saben es que en nuestro país las campañas de desarme voluntarias y compulsivas (pocas y muy separadas en el tiempo) no han alcanzado para modificar el statu quo que muestra estadísticamente que en Argentina existen más armas ilegales que registradas.

Y esto último tiene mucho que ver con el tema central de este reporte, pues está comprobado que las armas bestializan al Hombre y en la inmensa mayoría de los casos corrompen su esencia.

No olvidemos la vergonzosa victimización de aquel moto chorro que arma en mano asaltó a un turista a la vista de todos, para luego ser promocionado insistentemente por los medios masivos de comunicación (en busca del tan mentado rating) en una madeja de hechos que desnudaron una de las tantas mediocridades nacionales.

Como fuere, el dedo en el gatillo de cualquier sociedad discurre por muchos caminos, pero todos esos caminos se cruzan en un punto: la fiscalización gubernamental (los tres Poderes del estado), tanto de las armas como de quien las posee, y tanto de cómo son usadas como dónde ello ocurre.

Algo es tristemente cierto, no existe en Argentina una base informativa nacional e integral de datos privados y públicos que puedan servir para la creación de modelos de emergencia, planes de respuesta rápida, metodologías forenses avanzadas e incluso el mejoramiento de la legislación existente en relación a las armas de fuego.

Y mucho más grave es que no existe la fiscalización física periódica, previa y total sobre las armas de fuego en todo el territorio argentino, veamos sino cómo se manejó todo lo relativo al arma que terminó con la vida del Fiscal N.A. Nisman (2.015, Enero 18).

Y por supuesto, también como ejemplos, no olvidemos a principios de Diciembre de 2.015 la detención de cazadores furtivos en la zona de General Pico portando un arsenal en armas de fuego; más cerca en el tiempo la detención de una menor de edad portando un arma de fuego en Santa Rosa; y finalmente en Julio de 2.014 en la zona de Winifreda la detención (también) de cazadores furtivos con un importante arsenal.

Y si estas “nimiedades” (desde lo comparativo) inquietan al lector, piense que en los fueros internos de los ámbitos policiales y judiciales la información que se maneja es de tal orden y gravedad que podrían inducir al desmayo del común hombre de a pié, como referencia válida mencionamos las detonaciones de la fábrica de armas de Río Tercero en 1.995, Noviembre 3, para tapar el tráfico de armas a Croacia y Ecuador.


Asumiendo Roles

Como vemos existe un cercana conexión entre aspectos que parecieran aislados entre sí, al observarlos panorámicamente cobran una clarísima vinculación y permiten que podamos identificar las tendencias y valores involucrados y al mismo tiempo nos permite identificarnos a nosotros mismos en el lugar que elegimos asumir en esa realidad.

Así, para quienes son padres puede primar la urgente necesidad de educar a sus hijos al respecto de estos asuntos y en especial sobre la valoración de la Vida en todas sus formas; para otros será válido mirar hacia sus lados y observar con cuidado aquellos riesgos devenidos del mal uso de armas de fuego por parte de terceros; y para otros, entre tantos, esto podrá significar esforzarse por cumplir sus responsabilidades (delegadas por los miembros de la Sociedad) en el desempeño de sus tareas públicas diarias a través de nuestro sistema de gobierno.

Hechos como el que aquí se tratan se constituyen en representativos de un estado de cosas y hemos aprendido con el tiempo que estas ocurrencias pertenecen (no por coincidencia) a un número reducido de variables de alerta demostrativas de la necesidad de ponerse manos a obra.

Por favor recuerde el lector la cantidad de discursos sobre la materia, promesas y divulgaciones varias de procedimientos desde un confín al otro de Argentina, y para los funcionarios públicos especializados por favor recuerden la cantidad de reportes, informes de gestión, reuniones de planificación y compromisos de asignación de medios y presupuestos para la prevención y acción; ambos no olviden las lamentables pérdidas de familiares, amigos y camaradas debido a las armas de fuego.


Abordaje Temático

Hemos querido abordar este tema desde lo extraterrestre como secundario y desde lo humano como primario, en la intención del análisis de cuáles son aquellos asuntos verdaderamente trascendentes y que por tales no se ven contaminados con dimes y diretes propios de los vaivenes de las inconductas, omisiones e inoportunidades de los diferentes protagonistas involucrados.

Cierto es que en el proceso se pusieron en juego los derechos y obligaciones de varias partes, y que ello generó un enrarecido ambiente en varios sentidos; mientras tanto acciones y omisiones por igual jugaron un papel desorientador para el observador externo, y comprometido para el interno.

Si hubiéramos de comparar estos hechos con otros, pondríamos el ejemplo de las detonaciones en Monte Grande en 2.011, Septiembre 26, un caso tan enrevesado que reúne algunos paralelismos críticos, como ser: primero la necesaria participación (bajo normas de procedimiento) de los organismos del estado, segundo la especulación sin pruebas físicas, y tercero la circunspección y luego el silencio de los funcionarios públicos.

En la provincia de La Pampa el tema de las Anomalías y Eventos es tan rico y variado que merece una segunda mirada y análisis sin caer en simplismos y conjeturas,  y poniendo este caso en particular en un contexto verdaderamente objetivo y comparativo.

Pero en la balanza del abordaje temático pesa mucho más (primero) la forma desordenada de la actitud de los intervinientes, y por defecto las consecuencias y malestares causados para unos y otros en todo el devenir del proceso seguido.


Notas Finales de la 1º Parte

Permitida su divulgación exclusivamente al Señor Oscar Alfredo Mario; se requiere la autorización expresa de los firmantes para la divulgación por parte de terceros.

Excluyendo los aquí mencionados, todos los Derechos Reservados a Archivos София©®.

Los datos, información, opiniones y comentarios en este documento son responsabilidad de Archivos София©®; si cualquier lector difiere de los mismos y considera que se debería revisar o revocar alguno de ellos, por favor hágalo saber a los firmantes quienes contestarán todos los despachos.

En la próxima entrega entraremos de lleno a analizar el caso.


C.N. Olivera y M.I. Opacek

17.10.15

Un caso de desequilibrio y fantasía


El caso del cazador que supuestamente mató un ser desconocido, ganó los espacios mediáticos durante semanas no sólo en la región, sino también a nivel nacional. Cuando todos hablaron del tema, preferí mantener el silencio, salvo una o dos excepciones.  Transcurrido un tiempo prudencial, creo que es hora de fijar una postura como investigador de campo, conociendo de un principio los episodios que narró el protagonista.
No tengo dudas que el testigo al menos observó algo extraño, pero de ahí a decir que mató un extraterrestre, cosa que no pudo demostrar en ningún momento, respondiendo con contradicciones permanentes.  Al cabo de varios meses de observación, advertí que el testigo pretendía erigirse en el centro de la escena como un personaje con características de “elegido”, aunque sin tener en claro muy bien para qué.
Otro detalle a tener en cuenta es la actitud hostil del testigo ante los supuestos “visitantes”. En ningún momento expresó su deseo de establecer una comunicación inteligente, siempre quiso hacerlo a través de las armas. En una oportunidad me invitó a que lo acompañara al campo. Cuando le dije que lo haría me detalló una serie de armamentos que llevaría para el “enfrentamiento” y que a mí me prestaría una escopeta con no sé cuántos cartuchos. Lejos de compartir esa actitud, hizo que desistiera de mi participación, espantado por la postura beligerante del relator. Creo que a partir de mi negativa se produjo un quiebre de las charlas que manteníamos durante sus visitas. No le dí más trascendencia porque había muchas cosas que no cerraba.
Por fortuna, todos los pormenores del caso los fui evaluando con el equipo de investigadores de ICOU (Investigadores de Campo OVNI Unidos) que apoyaron mi gestión desde un principio y compartieron el criterio de mi interpretación del caso. Sin dudas, estábamos ante un gran fabulador o alguien que quería ubicarse en el centro de la escena, siendo más importante que el fenómeno en sí.
En el mes de enero de 2015, el testigo hizo una exposición policial en la Seccional Primera de la Policía de La Pampa, donde hace referencia a la supuesta presencia de seres extraños en un campo de Luan Toro en la que además menciona sus propios movimientos y armamento. Pasaron los meses y ninguna autoridad judicial se expidió sobre el tema. Señores funcionarios judiciales, para demostrar que estos temas no se toman en broma ¿ordenaron algún tipo de pericia?
¿No sería necesario ordenar pericia psicológica y psiquiátrica al testigo? ¿No serían necesarias pericias a las armas que dice utilizar? ¿Quién provee de esa cantidad de municiones y elementos que el testigo dice utilizar? A esta altura, algunos grupos de investigadores del exterior, expresaron su preocupación porque entienden que con elementos similares se han producido en distintas partes verdaderas masacres a partir de alucinaciones. El tema es serio y requiere un tratamiento idem.
Oportunamente me abstuve de responder a las declaraciones radiales del testigo cuando en algún medio utilizó el término “mejicaneada” y en realidad no sé si tiene real conocimiento de su utilización. Él lo utilizó, según me confirmó porque temía que le robara el argumento de su historia sobre la que ahora quiere escribir un libro. Nada más lejos de la realidad, porque además de haber escrito ya tres libros y con dos más en camino, jamás utilizaría un argumento tan rebuscado, grotesco y hasta ridículo por lo insostenible.
A fines del mes de julio del presente año (2015), me encontré con el testigo a la salida del edifico del Hospital Lucio Molas. Como si me estuviera esperando en el estacionamiento, me saludó y me dijo que tiene un nuevo testigo de “la base” de extraterrestres que hay en aquella zona y que está “muy cerca” de encontrar la puerta de entrada. También me dijo que “no sé qué pasó” que todo tomó estado público, por lo que aproveché para recordarle que fue él quien decidió denunciar el caso en un medio de comunicación con todo lo que eso trajo aparejado.
En determinado momento del diálogo dijo estar sorprendido por la cantidad de gente que se comunicó con él por el tema. Cosa que no tiene nada de extraño porque a través de las redes sociales, algunos se han puesto a favor y otros en su contra pero en definitiva NADIE aportó absolutamente nada a su fantasía. También hizo referencia a una "conspiración” lo que indudablemente habla de la “influencia” que "algunos interesados" le han inculcado. En tal sentido, fui concreto respecto a la “conspiración”. No existe ningún tipo de conspiración ni situación mínimamente parecida. Hace 40 años que investigo el tema y jamás sufrí ningún tipo de presión.
Lamentablemente, el protagonista de la "increíble" historia quedó en una situación de ridículo. Más allá de las “adhesiones” que dice recibir de la gente por Face, muy poco le han aportado para esclarecer su experiencia.

En lo personal, no descarto que el testigo pudiera haber observado algo no convencional, un reflejo en el monte, una luz y su imaginación hizo el resto. Mientras tanto, aguardaremos los resultados de las pericias que ordenada la justicia.